dimecres, 17 de desembre de 2014

La Part Alta ens ha vingut massa grossa


La Part Alta s'ens ha travessat, en una hora no em tingut prou ni tan sols per posar ordre a les nostres idees...
  • Per uns es cosa de posar-se al casco d'obra abans d'entrar...
  • Per uns altres tot s'arregla amb mig valium per poder dormir quan mitja Tarragona fa gresca sota casa seva...
  • Per altres amb un micro-bus i quatre bancs s'arregla el 90%.
  • Per altres es cosa d'anar o no anar per si s'ensorra la casa del costat i se l'emporta a ell i a la concurrència...
S'ha de dir que de tots els tertulians d'avui tres eren residents a la Part Alta, la resta tan sols usuaris... amb drets o no?

Un dels membres s'ha mostrat molt amoïnat amb no separar els problemes  generals dels particulars, i l'em encarregat que ens presenti u  esquema de la discussió per la propera setmana, si, hem decidit que el tema dona necessitarem més er acabar-lo de tractar.

S'han dit coses interessants:
  • He de observar el que han fet altres ciutats semblants i veure que és el que es pot adaptar i el que no.
  • No ha agradat el model Reus d'adquisicions municipals i actuacions municipals massives, que ha quedat batejat amb el model 'Sarajevo'.

Fins hi tot s'ha establert un lligam històric entre la Part Alta i el Serrallo, es veu que la majoria dels pescadors de Tarragona vivien a la Part Alta, exactament a la ma dret pujant per el carrer Major.

¿Què és? ¿Què volem que sigui? ¿Qui ho ha de decidir, els veïns, els turistes, tots? seran qüestions que quedaran per la setmana que ve... quan precisament un dels tertulians ens fa sortir la de la setmana passada avui als papers: 


Tarragona se juega en Las Vegas  

per Carles Izquierdo

El mítico bar Las Vegas de la Part Alta acoge el nacimiento de 'Lo que pasa en Tarragona se queda en las Vegas', la tertulia más irreverente, ácida, corrosiva y surrealista de la ciudad 
Tan flamante que está casi por estrenar, tan humeante que parece recién sacada del horno, ahora que los Simpson están de cumpleaños, nace en Tarragona una tertulia incisiva, mordaz y directa a la yugular, con brillantes toques de ironía. Lo que pasa en Tarragona se queda en Las Vegas se celebra cada martes, en el mítico bar de la Plaça Sant Antoni, a un paso del Portal. Dos empresarios, Jordi Planas, de perfil renacentista, y Salvador Olivé; un arquitecto, Joan Batet, y un personaje tan inclasificable como camaleónico, David Serra, son los padres de la criatura. Una hora exacta de elocuencia en estado puro, absténganse si no han afilado bien sus lenguas, la tertulia transita en los márgenes de un guión anárquico y surrealista, «cada semana propondremos un tema pero, precisamente, para no hablar de él», dictamina Jordi Planas, según las normas del juego. Para calentar motores, en plena première y sin preliminares, movilidad. Calles cortadas por el evento de turno, paradas de autobús anuladas, «una obsesión casi enfermiza por celebrar todos los actos en la Part Alta»... Se caldea el verbo, aparece en escena el mercado de la rambla, Batet aporta una cacofonía, el documento que atestigua que allí, a voces, también «se venden bragas». 
Tras el inciso sonoro, Jordi Planas vuelve a la Part Alta: «Las calles son irregulares y se riegan a cualquier hora del día. Para las personas con problemas de movilidad, como yo, es un peligro, puedes resbalar en cualquier momento. Exijo que se publique, diariamente, un horario de riegos urbanos». «La falta de sensibilidad es notoria», apunta David Serra. Sin alejarse demasiado del territorio que hoy toca explorar es el turno de la fibra óptica «instalada a la vista en plena calle Granada a pesar de que las canalizaciones están hechas», reivindica Batet, «por no hablar de la crónica anunciada de otro derrumbe en ciernes». 
La crítica va en aumento. Los tertualianos reparten a diestro y siniestro. Como por arte de magia aparece la recurrente obsolescencia. El escenario, desde luego, se antoja idóneo. Montones de planchas antiguas, regueros de relojes de péndulo, radios marchitas y otros tantos objetos en avanzado estado de caducidad se apilan en el interior de Las Vegas como en una colección de museo pasada de moda o, tal vez, no, ahora que lo retro y lo cutre son valores en alza. 
Hemos llegado, sin darnos cuenta, al universo de las ciudades inteligentes, Olivé remarca que «la inteligencia no está en los aparatos sino en los cerebros». Le tocaba recibir a los «jefes de estación que se extinguieron como los linces», pero ha volado el tiempo. Se acabó lo que se daba, «vaya, justo ahora que iba a hablar de algo positivo», se queja Batet. 
«Nuestra idea es la de traer cada semana a un crupier que reparta juego, ya veremos nosotros si vamos o no vamos», apuntilla Planas.
Queda dicho y no volverá a repetirse bajo secreto de confesión, Lo que pasa en Tarragona se queda en Las Vegas. Si tienen ganas de batirse en duelo dialéctico y desempolvar el calificativo arrojadizo, no falten a la cita.

Al final la conclusió setmanal ha estat:



"No hem arreglat la Part Alta,
però em parlat del Serrallo 
(microbús mediante)"